A pesar de todas las dificultades, nuestros peques se han adaptado, en la inmensa mayoría de los casos, mucho mejor que los adultos, a la situación repentina e imperativa que les lleva a estar en casa las 24 horas del día, al menos antes, en la primera fase de cuarentena